Hoy en día el uso de Internet está plenamente extendido en nuestra sociedad. Cada vez más las nuevas tecnologías y dispositivos irrumpen en nuestras vidas cambiando el modus operandi en nuestro día a día. Y los más pequeños de la casa muchas veces tienen un dominio sobre todas estas innovaciones superior al de los adultos. La seguridad de los menores en la red es algo vital que debemos cuidar.

Pero, ¿están seguros nuestros hijos a la hora de utilizar todas estas innovaciones tecnológicas?

Riesgos en Internet

Al igual que en cualquier ámbito de la vida, en Internet también existen riesgos para nuestros hijos que debemos tener en cuenta. A continuación listamos unos cuantos.

Sitios web con contenido inapropiado

La mayoría de adultos sabemos que en Internet es posible encontrar información de todo tipo. La información que antes se encontraba en libros, enciclopedias… ahora está a un clic en el buscador y accesible para todos.

Pero este beneficio puede tornarse en algo dañino si no nos cercioramos de que los pequeños de la casa no accedan a contenido que consideremos no adecuado para ello.

Para evitar que los niños visiten sitios web inapropiados, lo más sencillo es utilizar alguna medida de control parental. La mayoría de navegadores actuales facilitan nuestra labor incluyendo plugins o herramientas de este tipo:

  • Chrome

1.- Vamos al menú Opciones (esquina superior derecha) y hacemos clic en Configuración.

2.- Una vez aquí, nos desplazamos por la zona inferior de la pantalla, hasta la sección _Otros usuarios_ hacemos clic en la opción Añadir persona

3.- Aparecerá una ventana emergente consistente en un menú de selección, donde debemos elegir un avatar para el nuevo usuario (que será el usuario supervisado) y un nombre para el mismo.

(Nota: Si ya disponemos de un usuario supervisado previamente, se nos da la opción de importarlo haciendo clic en Importar un usuario supervisado)

4.- Marcamos la opción Controlar y ver los sitios web que visita esta persona desde [tu dirección de correo electrónico]. Si la casilla de verificación está sombreada, deberás _iniciar sesión en Chrome_.

5.- Hacemos clic en añadir

Finalmente, debemos gestionar los sitios web a los que debemos impedir que acceda nuestro nuevo usuario supervisado. Aparecerá una ventana tras realizar el proceso anterior que nos ofrecerá esta opción, pero por si no os aparece o simplemente habéis saltado esta pantalla, dejamos por aquí el link que nos dirige al gestor.
Listo, ya disponemos de un usuario que asignar a nuestros hijos para evitar que accedan a contenido inapropiado en chrome.

NOTA: Debemos asegurarnos de que nuestros hijos entren en su perfil a la hora de utilizar el navegador para que este método surta efecto. Para ello, una solución podría ser crear un perfil de usuario en el propio ordenador y que este perfil sea el único acceso a Internet que les dejemos.

Para un método similar en Mozilla Firefox, el sitio web de la organización nos muestra una serie de pasos para bloquear o desbloquear contenido con su control parental.

Redes Sociales

A día de hoy es fácil que los menores de la casa tengan al menos una red social. Las edades, cada vez más tempranas, a las que los niños tienen smartphones hoy en día les da un acceso más sencillo a este tipo de servicios web. No es malo que nuestros hijos dispongan de una red social como puede ser Twitter o Instagram, dos de las más utilizadas a día de hoy. El problema viene cuando perdemos el control acerca de las personas con las que nuestros hijos interactúan en ellas. Existen multitud de perfiles falsos en estas redes sociales detrás de los que se esconden personas cuyas intenciones podrían no ser las mejores con nuestros hijos. Es fácil ganarse la confianza de un niño haciéndole ver que nos interesa lo mismo que a él o simplemente ofreciéndole algo que le atraiga a cambio de otras cosas.

Pero los problemas de las redes sociales no se limitan a personas que nuestros hijos no conocen. También los demás niños con los que se relacionan pueden causar problemas a nuestros hijos en determinadas situaciones. Esto nos lleva al siguiente punto.

Ciberacoso

Aunque tengamos consciencia acerca de las personas con las que nuestros hijos se relacionan en Internet, es probable que no sepamos realmente si alguna de estas personas está haciéndoselo pasar mal a nuestro hijo. Las redes sociales son el principal vector de este tipo de acoso, y el lugar donde pueden ser más humillados y ofendidos nuestros hijos. Es conocido el caso de Amanda Todd, estudiante estadounidense a la que el acoso de sus compañeros de clase a través de las redes sociales le condujo hasta el suicidio.

Conclusiones

Aunque Internet es una gran ventana al mundo del conocimiento, el aprendizaje, el entretenimiento y otra forma de conectar con las personas, debemos tener cuidado con las páginas web a las que acceden nuestros hijos, así como las acciones y datos que facilitan a través de la red, puesto que (al igual que en el mundo real) no todo el mundo es bueno.

Debemos concienciar a nuestros hijos (y a nosotros mismos) de los peligros de la red, para así poder disfrutar de una navegación segura. Dejamos a los padres algunos enlaces de interés con más información acerca del tema, así como algunas soluciones más aparte de las expuestas aquí.

Productos

ESET Seguridad Familiar

Kaspersky Safe Kids

Blogs

X1Redmassegura (Blog)

Uso responsable y seguro de Internet (FAPAR)

Diez consejos de Norton para la seguridad infantil